La cuarta depresión tropical de la temporada de huracanes en el Atlántico ganó intensidad y se convirtió en la tormenta Danny en la costa de Carolina del Sur, en el este de Estados Unidos, donde se esperaba que tocara tierra en la noche del lunes, dijeron meteorólogos.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) informó que los vientos máximos sostenidos de la tormenta tropical aumentaron a 45 millas por hora (75 km/h).

Danny se desplazaba hacia el oeste-noroeste a 16 mph (26 km/h) y en esta ruta tocaría tierra en el sur de la costa de Carolina del Sur para luego moverse hacia el centro-este del estado de Georgia.

Hay una alerta de tormenta tropical entre Ediston Beach hasta el río South Santee, en Carolina del Sur.

La tormenta podría arrojar entre 1 y 3 pulgadas de lluvia a lo largo de las costas de Georgia y Carolina del Sur, donde no se puede descartar potenciales impactos de inundaciones generalizadas, especialmente en áreas urbanas.

También se pronostican entre 1 y 2 pulgadas de lluvias sobre la parte septentrional de Carolina del Sur, el Piamonte de Georgia y el noreste de Alabama.

El CNH también previno que la combinación de marejada ciclónica y marea causará que en áreas normalmente secas cerca de la costa el agua podría elevarse de 1 a 2 pies en Port Royal Sound hasta el río South Santee, en Carolina del Sur.

Los meteorólogos también observan una amplia zona de baja presión asociada con una onda tropical que está causando aguaceros y tormentas eléctricas sobre el centro del océano Atlántico.