Bobby Bonilla ha sido el pelotero que ha firmado el contrato más largo, a la fecha, en las Grandes Ligas. Hace 29 años y seis meses de la firma de ese histórico convenio. Tiene 57 años de edad y duró 16 jugando para diferentes equipos de las ligas Nacional y Americana.

El 2 de diciembre de 1991, llegó a un acuerdo con Mets de Nueva York, por cinco años y $29 millones de dólares, en una transacción igualmente definida como una de las más controversiales que han existido en el béisbol de los Estados Unidos.

Bonilla se retira en el 2001, vistiendo la franela de los Cardenales de San Luis, temporada que recibió como salario de ese equipo, US$900 mil dólares.

Pese a su retiro en el 2001, todavía recibe dinero de los Metropolitanos de Nueva York y cada 1 de julio le pagan al jugador suma igual a US$1.19 millones, hasta el año 2035, tiempo que los Mets acordaron, más un 8% de intereses anuales, en lugar de pagar US$5.9 millones restantes de su primer acuerdo.

Con los Mets ganó US$6,1 millones en el 1992; US$6,2 millones en el 1993; US$6,3 millones en el 1994 y US$5,3 millones en el 1995 y en el 1999 regresa para devengar US$5,9 millones.

En su carrera de 16 temporadas, ganó la suma de US$52,35 millones de dólares. Jugó además con los equipos Medias Blancas de Chicago, Piratas de Pittsburgh, Orioles de Baltimore, Marlins de La Florida y los Bravos de Atlanta.