AP

Puerto Rico

La exgobernadora de Puerto Rico Wanda Vázquez fue arrestada el jueves por cargos de recibir sobornos relacionados con la financiación de su campaña en 2020, el más reciente escándalo en una isla con un largo historial de corrupción.

Vázquez está acusada de participar de un plan de sobornos entre diciembre de 2019 y junio de 2020, periodo en el que era gobernadora, en el que están implicados un banquero venezolano-italiano, un exagente del FBI, la presidenta de un banco y un consultor político.

“Soy inocente. Yo no he cometido ningún delito”, les dijo Vázquez a reporteros. “Yo les aseguro que han cometido una gran injusticia conmigo”.

El arresto causó vergüenza y molestia entre muchos en Puerto Rico que piensan que la imagen ya precaria de la isla ha sido mancillada todavía más, dejando a un gran número de personas preguntándose si las autoridades federales son su única esperanza para eliminar la corrupción gubernamental.

Inquietudes sobre casos previos de corrupción ocasionaron demoras en la ayuda federal a Puerto Rico tras el impacto del huracán María, y el gobierno federal estableció más salvaguardas.

El arresto del jueves es además un golpe al partido de Vázquez, el Nuevo Progresista, el cual busca realizar un referendo el próximo año acerca de convertirse en el 51er estado de Estados Unidos.

Vázquez, de 62 años, fue la segunda mujer en ocupar el cargo de gobernadora de la isla y es el primer exgobernante en enfrentar cargos federales. El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá fue acusado mientras estaba en el cargo de violar las leyes de financiación de campaña y declarado inocente en 2009. Fue el primer gobernador en la historia reciente de Puerto Rico en ser acusado de un delito.

“Por segunda ocasión en nuestra historia se usa el poder político y de los cargos públicos para financiar una campaña electoral”, dijo José Luis Dalmau, presidente del partido de Acevedo. “Usar el poder del gobierno para adelantar agendas políticas es inaceptable y una afrenta a la democracia en Puerto Rico”.

El consultor de Vázquez, identificado como John Blakeman, y la presidenta del banco, identificada como Frances Díaz, se han declarado culpables de participar en el plan de sobornos, según el Departamento de Justicia federal.

A principios de 2019, el banco propiedad de Julio Martín Herrera Velutini era investigado por el Comisionado de Instituciones Financieras de Puerto Rico debido a que las autoridades consideraron sospechosas algunas transacciones que no fueron reportadas por el banco.

Las autoridades dijeron que Herrera y Mark Rossini, exagente del FBI que brindaba servicios de consultoría a Herrera, supuestamente prometieron apoyo financiero a la campaña de Vázquez en 2020 a cambio de que ella despidiera al comisionado y nombrara a otro elegido por el banquero.

Según las autoridades, Vázquez aceptó la oferta de soborno y en febrero de 2020 exigió la renuncia del comisionado. Entonces, de acuerdo con la acusación, designó a un exconsultor del banco de Herrera como nuevo comisionado en mayo de 2020. Después de esa medida, Herrera y Rossini pagaron más de 300.000 dólares a varios consultores políticos para apoyar la campaña de Vázquez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *