Los precios del petróleo se recuperaron al cierre de la jornada de ayer luego de una caída, por temores de un posible ingreso de tropas rusas en Ucrania.

En Londres el barril de Brent del mar del Norte pa­ra entrega en enero cerró en ligera alza de 0,27% a 82,87 dólares, luego de perder hasta 1,18% en sesión.

En tanto el WTI para en­trega en diciembre ganó 0,30% a 81,59 dólares en Nueva York.

Esta información, servi­da por la agencia interna­cional AFP, refiere que según Bloomberg, el gobierno es­tadounidense dejó saber en­tre varios dirigentes euro­peos su preocupación sobre el envío de tropas rusas a la frontera con Ucrania, lo que podría presagiar una opera­ción militar de envergadura.

“Vemos aumentar los riesgos geopolíticos, lo cual sostiene el precio del petró­leo”, resumió Phil Flynn, de Price Futures Group.

Ucrania ha estado atrapa­da en una guerra mortal con los separatistas pro-Moscú en el este desde 2014, cuan­do Rusia se apoderó de la península de Crimea.

OPEP a la baja
Más temprano, la Organiza­ción de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) habia revisado a la baja sus previ­siones de crecimiento en la demanda mundial del cru­do en 2021, por efecto de la ralentización de la recupe­ración económica durante el tercer trimestre en China e India.

En su informe mensual, la OPEP calcula que la de­manda mundial aumentará en 5,7 millones de barriles por día (mbd) durante to­do 2021, menor que el pro­nosticado en octubre (5,82 mbd) y septiembre (5,96 mbd). Así, el consumo mun­dial de petróleo alcanzaría a los 96,4 mbd en 2021, de acuerdo a la OPEP.

“Estas revisiones se deben sobre todo a una demanda menor de lo esperado por parte de China e India en el tercer trimestre de 2021”, explica la organización.

El PIB de China creció un 4,9% durante el tercer tri­mestre, contra el 7,9% en el segundo. En octubre, el Fondo Monetario Interna­cional (FMI) revisó a la ba­ja sus pronósticos de expan­sión de ese país, motor del crecimiento mundial, fiján­dolo en 8% durante el año (-0,1%).

Pronóstico
Para 2022, la OPEP calcu­la que la demanda mundial aumentará a 100,6 mbd, so­lamente 500.000 más que el consumido en 2019, antes de declararse la pandemia de covid-19.

La OPEP mantuvo por su parte su previsión de creci­miento de la demanda glo­bal para 2022, con un au­mento de 4,2 mbd.

En cuanto a su produc­ción, el cártel estima que lle­gó a 27,3 mbd en octubre, o sea, una subida de 217.000 barriles diarios respecto a septiembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *