El joven músico de origen afroamericano que recibió dos balazos tras equivocarse de casa cuando pretendía recoger a sus hermanos el pasado 13 de abril fue calificado como un «milagro», tras sobrevivir y recuperarse de sus heridas, provocadas por un hombre blanco de 84 años.

Así se refirió a la condición de Ralph Yarl el abogado de la familia, Lee Merritt, quien aseguró que el chico de 16 años tiene «un pronóstico favorable», aunque la recuperación comprende un camino largo.

«Está en casa y se ve muy bien. Ralph es un milagro andante con una cabeza de acero», escribió el activista y portavoz de la familia Yarl, Shaun KingKing, en una publicación en Instagram el miércoles en la que se ve al abogado Merritt y al propio Yarl en el exterior de su casa.

«Si la bala hubiera impactado en su cabeza una fracción de centímetro en cualquier otra dirección, probablemente estaría muerto ahora mismo», dijo a su vez Merritt, que compartió la aplicación.

El pasado 13 de abril, el joven recibió dos balazos cuando, en la noche, fue a buscar a sus dos hermanos menores a la NE 115th Terrace, pero se equivocó y tocó el timbre de la casa ubicada en la NE 115th Street.

De acuerdo con el relato de la familia, el dueño de casa solo miró al joven y disparó su arma y, una vez en el piso, volvió a dispararle. El chico acudió a tres casas antes de que alguien lo ayudara.

El propietario estuvo detenido durante 24 horas, lo máximo para un sospechoso de crimen hasta que se presenten los cargos, y después fue dejado en libertad mientras la Policía busca más evidencias por el pago de unos 200,000 dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *